jueves, 7 de junio de 2007

Elizabeth Barrett

El poema que dejo hoy es de Elizabeth Barrett Browning. En un principio iba a poner el enlace a la wikipedia pero al final he preferido no hacerlo para contar su vida en otro momento. La verdad es que bien podría ser el argumento de una novela.
El poema es un soneto, el número 43 de 'Sonnets from the Portuguess'. Me gusta mucho la sensibilidad y las figuras que emplea en sus versos. Cada vez que leo "I love thee to the level of everyday's Most quiet need" me paso horas pensando en la sencillez y sinceridad de sus sentimientos.
Es verdad que puede resultar un poco empalagoso pero de vez en cuando no está mal.
Que lo disfrutéis. Es muy fácil de leer en inglés. De todas formas he dejado mi traducción para quien lo quiera leer en español.


Elizabeth Barrett Browning
Sonnet XLIII



How do I love thee? Let me count the ways.
I love thee to the depth and breadth and height
My soul can reach, when feeling out of sight
For the ends of Being and ideal Grace.
I love thee to the level of everyday's
Most quiet need, by sun and candle-light.
I love thee freely, as men strive for Right;
I love thee purely, as they turn from Praise.
I love thee with the passion put to use
In my old griefs, and with my childhood's faith.
I love thee with a love I seemed to lose
With my lost saints. I love thee with the breath,
Smiles, tears, of all my life!--and, if God choose,
I shall but love thee better after death.


Elilzabeth Barrett Browning
Soneto XLIII


¿Cómo te quiero? Déjame contar los modos.
Te quiero con la profundidad y amplitud y altura
que mi alma puede alcanzar cuando se siente oculta
de los límites del Ser y de la Gracia ideal.
Te quiero al nivel de la más serena
necesidad de cada día, a la luz del sol y de las velas.
Te quiero libremente, como los hombres se esfuerzan por los derechos,
te quiero lisamente, como aquellos que huyen de los elogios.
Te quiero con la pasión que solía poner
en mis viejas penas, y con la fe de mi niñez.
Te quiero con el amor que creí perder
con mis santos perdidos. ¡Te quiero con el aliento,
sonrisas y lágrimas de toda mi vida! – y, si Dios quiere,
te querré todavía más después de la muerte.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

es un poema muy agredable y muy inspirador

Anónimo dijo...

es un poema muy agredable y muy inspirador

Isabel Navarro M dijo...

Bellísimo

Isabel Navarro M dijo...

Bellísimo