lunes, 23 de julio de 2007

Canto a Galicia

He vuelto. Una semana después y con las pilas cargadas. Y eso que Galicia no es precisamente mi destino preferido para pasar el tiempo en la playa. Quizá por eso el destino ha querido que con este sean ya ocho los años que he veraneado (si es que una semana se puede llamar veranear) en Galicia.

Hacía 15 años desde la última vez que estuve en la tierra do miño. Cómo ha cambiado todo. Para empezar la autopista llega hasta Pontevedra (los gallegos siguen conduciendo igual, eso no cambia) y los pequeños pueblos de costa ahora son enormes centros urbanos.

En cuanto al tiempo, lo de siempre. Tres días de diluvio universal y tres días de sol. Las temperaturas rondaban los 17-20 ºC y el agua del mar.... congelada.

En mis razonamientos no cabe ir a la playa y no bañarse, así que, decidido, me dirigí hacia el agua. Había decidido correr y tirarme de cabeza. Esa era mi intención hasta que mis pies tocaron la orilla y cambié de idea. Me paré en seco. Esperé a que la sangre volviera a circular y poco a poco, sufriendo, conseguí meterme hasta las rodillas. Decidí rendirme y me di la vuelta. Ante mi sorpresa, toda la gente que paseaba me estaba mirando. Normal. Era el único "valiente" que se atrevía a bañarse. O casi. ¿Qué hacer? Como el orgullo es un acicate (es estúpido, lo sé), decidí no defraudar a mi improvisada afición. Sin dudarlo me dejé caer de espaldas rezando para que no me diera una hipotermia. Aguanté casí diez segundos haciendo como que nadaba y salí despacio del agua (porque del frío me dio un tirón en los gemelos) recibiendo las miradas de la gente como si hubiera ganado una medalla de oro en los juegos olímpicos.

Y eso es todo, bueno, eso y las nécoras, mejillones, almejas, berberechos, navajas, gambas, langostinos xoubas, xurelos, pulpos, vieiras y demás que me he metido entre pecho y espalda

2 comentarios:

Henar dijo...

Jajajajajaja!!! ¡¡Qué momento!! Yo nunca me baño (en el mar) cuando voy a Asturias.

¿Y no decías que estarías conectado? ¡¡Te he echado mucho de menos!!

Muak

H

Silverado dijo...

Los informáticos me instalaron un módem inalámbrico en el portatil. De ahí a que funcionara.... pues eso. Como no tenía e-mail no he bajado de 7 llamadas al día por cosas de curro.

Un beso enorme.