martes, 24 de junio de 2008

maldito locutor....

Hay cosas que no cambian.

Desde hace un año juego todas las semanas al euromillón con la gente de la oficina.
Como ahora con esto del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) la gente no está muy por la labor de hacer las cosas en grupo y de estar de buen humor se dejó de hacer el bote común.
Lo que pasa es que la duda es mala consejera. Anoche estaba pensando en qué ocurriría si no jugaba al euromillón y resulta que el destino me tenía reservados un porrón de millones justo para esta semana.

Como haría todo hijo de vecino este mediodía he ido a echar el euromillón “por si las moscas”.
Después nada más montar en el coche, al poner la radio, un locutor va y juro que lo primero que dice es: “¿sabes que hay más probabilidades de que te caiga un rayo encima a que te toque el euromillón?”

Qué cabrón.

¿¿Cómo se habrá enterado el locutor que acababa de tentar a la suerte??

Desde hoy estoy acongojado por dos razones:

La primera por si alguien me está espiando (en plan “el Show de Truman”)
La segunda…. Por si me cae un rayo.

1 comentario:

Henar dijo...

Huy, pues si las opciones son "o te toca el euromillón o te cae un rayo" y no te ha caído rayo, creo que la semana que viene me invitas a cenar al Palace... (como sigamos esperando voy a necesitar 6 cenas para ponerte al día de todo...)

Muak!

H