jueves, 28 de agosto de 2008

El final del verano

No pensaba poner ese título pero es irremediable. Todos los veranos cuando se me acaban las vacaciones tarareo la canción del Dúo Dinámico.
Pero a lo que iba. El fin de semana pasado estuve en San Sebastián y aunque solo sea para acordarme (y para dar envidia) quería dejar por escrito los banquetes pantagruélicos a los que nos sometimos.
El viernes estábamos invitados a una sociedad (Gaztelupe. Mil gracias, Julián). Cenamos Pochas de primero y solomillo relleno de setas y foie de segundo. De postre un buen vaso de sidra con helado ginebra y no sé qué más.
Al día siguiente fuimos a comer a Lesaka, un pueblo que está a una hora de San Sebastián. Allí nos apretamos unos fritos de primero (croquetas de varios sabores) y luego unas tortillas gigantes. Las tortillas como bien las definió alguien eran tortillas francesas con patatas. Eso sí, estaban buenas.
El sábado por la noche como ya teníamos apetito cenamos en "Chomin". De primero para picar bombones de foie cubiertos de chocolate. Luego una ensalada de bogavante, creps de txangurro y croquetas de jamón. De segundo yo me pedí rabo de toro. Lo sirvieron desguesado, con foie y enrollado en bacon. Es-pec-ta-cu-lar. De postre para bajar la comida pedios tarta de queso con souflé de chocolate.
El domingo para no irnos a Madrid con el estómago vacío tomamos unos pintxos en el club náutico.
Y si alguien se lo pregunta. Sí, ahora peso 10 kilos más y estoy a régimen. Pero que me quiten lo "bailao".

2 comentarios:

Henar dijo...

y por eso no quieres cenar conmigo...

TortugaBoba dijo...

jajajjaj Silverado. YO estaba preguntándome dónde habías metido toda esa comidaaaaa!! Anda que vivimos mal eh? ;-)
Por cierto, yo llevo una semana con la dichosa canción del Dúo Dinámico en la cabeza.
Kisssss